11s, el día que cambió el mundo

El siglo XXI comenzó el 11 de Septiembre de 2001. Por primera vez un atentado terrorista era recogido en directo y emitido en todas las televisiones del mundo en tiempo real, el arma ejecutora era tan impensable como sorprendente. Aviones comerciales, concretamente los vuelos 11 y 77 de American Airlines y los vuelos 175 y 93 de United Airlines.

new-york-remenbering-11s-11-09-2016-15-anos-despues-marcos-moreno-88

A las 08.19 la azafata Betty Ong informa de que el vuelo 11 estaba siendo secuestrado, diecisiete minutos más tarde ese vuelo chocará contra la torre norte, dieciséis minutos después el vuelo 175 de United arrasa la torre sur, a treinta y siete minutos del segundo impacto el vuelo 77 de American Airlines embiste el pentágono. Apenas veinte minutos después del choque la torre sur se derrumba, media hora después la torre norte, ambas se desploman en caída libre cubriendo Nueva York de una nube de polvo y materiales tóxicos que afectará a la salud de decenas de miles de personas en Manhattan, que había sido aislada del resto de la ciudad debido al riesgo que representaba el vuelo United 93 que fue derribado por las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos antes de llegar a su objetivo. Unas horas después caerá la torre 7 del complejo World Trade Center.

3016 muertos, Nueva York golpeada, el centro económico mundial reducido a escombros y el centro militar más importante del mundo atacado. Viajeros y tripulación, trabajadores y funcionarios, policía y bomberos asesinados en directo.

Todo el mundo contuvo la respiración, se hizo un silencio total, y de repente la información empezó a fluir. Afganistán, Al Qaeda, Osama Bin Laden, Talibanes, Yihadismo y otros nombres ajenos a la mayoría de la población en aquel momento se apoderaron de los titulares. Los ojos del mundo estaban puestos en La Casa Blanca, George H.W. Bush realizaba los preparativos para lanzarse a una guerra global contra el terrorismo, sin entender que el terrorismo es una táctica y no una ideología. Se justificó una política exterior excepcionalmente agresiva que redujo naciones a meros escombros.

new-york-remenbering-11s-15-anos-despues-11-09-2016-marcos-moreno-58

En Nueva York y Washington muchos cadáveres no pudieron ser recuperados debido a las altas temperaturas y a la presión a la que estuvieron expuestos. Las familias quedaron sin el consuelo psicológico de saber dónde estaba el cuerpo de sus hijos, padres, hermanos, esposas o maridos. Familias destrozadas que aún hoy son incapaces de sobreponerse aunque el gobierno les haya tratado con especial cuidado y reconociendo su dolor, pero tal cosa no sirve cuando la gran tragedia del siglo XXI golpea a una familia y la rompe en pedazos. Estos fueron los muertos oficiales y registrados durante los atentados, aún hoy continúan las secuelas del 11S mucho más profundas que el memorial que se dedicó a las víctimas, aún faltan nombres.

La nube de polvo que envolvió Manhattan durante horas contenía un 50% de material no fibroso y escombros de construcción, un 41 % de vidrio y fibra, un 9,2 % de celulosa y un 0,8 % de asbesto, plomo y mercurio. Los residuos que cubrían a los neoyorquinos, los coches, edificios, cafeterías, restaurantes, casas y hoteles de la ciudad no era otra cosa que polvo de muerte y nadie se percató de eso. Esos mismos residuos se respiraron por los ciudadanos, policías, bomberos y profesionales que trabajaron en las labores de desescombro durante meses .

new-york-remenbering-11s-15-anos-despues-11-09-2016-marcos-moreno-149

La The World Trade Centre Health Registry calculó que 410.000 estuvieron en contacto directo con materiales tóxicos procedente de los restos de las Torres Gemelas. La organización 9-11 Health Now declaró que 817 trabajadores del World Trade Centre han muerto desde el 11S por diversas causas médicas, 20.000 han requerido tratamiento médico y 40.000 han quedado bajo control médico.

La ingestión e inhalación del polvo del WTC pueden causar graves enfermedades o potenciar las ya existentes. Se ha detectado una alta tasa de hiperreactividad bronquial o asma entre las personas afectadas por los tóxicos del 11S. Informes realizados indicaron que un 8% de los bomberos estaban afectados de hiperreactividad bronquial a las 48 horas del ataque, seis meses después se reveló que el 20% de los bomberos presentes en el World Trade Centre daban positivo en el test de esta enfermedad y un año después el 37% de los pacientes relacionados con los ataques presentaba asma irritante.

El legado del 11S entre los neoyorquinos, sobre todo entre los que trabajaron en labores de rescate y desescombro, se puede traducir en enfermedades como rinitis y rinossinusitis crónica, enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), enfermedad de reflujo laringofaríngeo (LPRD), alteraciones peribronquiolares y granulomatosas, neumonitis o fibrosis pulmonar cuya única solución, a veces, es el trasplante de pulmón, pero la lista continúa en forma de cáncer de tiroides, de próstata, leucemia y, cómo no, en cáncer de pulmón, entre otros.

new-york-remenbering-11s-15-anos-despues-11-09-2016-marcos-moreno-111

El polvo contaminante se asentó en Nueva York y comenzó a intoxicar a todas las personas de la ciudad, debido a su efecto acumulativo se espera que el pico máximo de enfermos relacionados con el 11S se produzca en el año 2041, a partir de ahí las secuelas sanitarias del ataque comenzarán a descender hasta desaparecer progresivamente.

Hoy el legado del 11S se puede visualizar en la difícil situación internacional reinante en Oriente Medio, centro de Asia o norte de África, en la radicalización de la sociedad islámica y en este caos global difícilmente resoluble, dentro de los Estados Unidos los efectos del 11S se tradujeron en una restricción de las libertades, ejemplo claro la célebre Patriot Act, pero sobre todo el gran efecto de los atentados del once de septiembre se deja ver en las cicatrices de la sociedad neoyorquina y estadounidense, en los familiares de los fallecidos y en los afectados, que se encuentran gravemente enfermos y que están muriendo en silencio desde hace quince años.

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X